X
!

Muchas gracias a todos por su participación y colaboración en el Día de las Américas. 

Reflexión

SOLO DIOS PUEDE… Y TU TAMBIEN.

imagesCADJIQV1Sólo Dios puede dar la fe…

pero tú puedes dar tu testimonio.

Sólo Dios puede dar la esperanza…

pero tú puedes devolverla a tus hermanos.

Sólo Dios puede dar amor…

pero tú puedes enseñar a amar.

Sólo Dios puede dar la paz…

pero tu puedes sembrar la unión.

Sólo Dios puede dar la fuerza…

pero tú puedes animar al desanimado.

Sólo Dios es el camino…

pero tú puedes señalarlo a los otros.

Sólo Dios es la luz…

pero tú puedes hacer que brille a los ojos de todos

Sólo Dios es la vida…

pero tú puedes hacer que florezca el deseo de vivir.

Sólo Dios puede hacer lo que parece imposible…

pero tú puedes hacer lo posible.

Sólo Dios se basta a sí mismo…

pero prefiere contar contigo.

 

MI PEQUEÑO MUNDO

Así de pequeñito es mi mundo. A veces pienso que es muy grande y que soy el centro de él.

Pero cuando te veo, Señor, me doy cuenta de tu grandeza y mi pequeñez.

Además, me has ofrecido el regalo de ser parte de tu historia.

Además, me has regalado la fe, pequeñita como mi mundo, pero grande ante tí.

Ayúdame a ciudar mi mundo que es el tuyo, para que desde mi obrar con amor enseñe a otros tu grandeza.

 

 

SEÑOR, QUE ME CONOZCA A MI

“Señor Jesús, que me conozca a mí y que te conozca a Ti, que no desee otra cosa sino a Ti.

Que me odie a mí y te ame a Ti y que todo lo haga siempre por Ti.

Que me humille y que te exalte a Ti. Que no piense nada más que en Ti.

Que me mortifique, para vivir en Ti y que acepte todo como venido de Ti.

Que renuncie a lo mío y te siga sólo a Ti. Que siempre escoja seguirte a Ti.

Que huya de mí y me refugie en Ti y que merezca ser protegido por Ti. Que me tema a mí y tema ofenderte a Ti.

Que sea contado entre los elegidos por Ti. Que desconfíe de mí y ponga toda mi confianza en Ti y que obedezca a otros por amor a Ti.

Que a nada dé importancia sino tan sólo a Ti. Que quiera ser pobre por amor a Ti. Mírame, para que sólo te ame a Ti.

Llámame, para que sólo te busque a Ti y concédeme la gracia de gozar para siempre de Ti. Amén”.
San Agustín

 

EN LO PROFUNDO

Nos calienta el fuego, no el humo.

Nos transporta por mar un barco, no la estela que deja en el mar.
Del mismo modo, lo que somos hay que buscarlo en las profundidades invisibles de nuestro ser, no en el reflejo exterior de nuestra obra.
Nuestra realidad íntima hemos de encontrarla en el alma, principio de todos nuestros actos.
Thomas Merton

 

 

 

 


Leave a Reply